El ciborg del tercer ojo | Tecnología | EL PAÍS

-Yo me convertí en ciborg en 2004 -dice mientras come la sinfonía de verduras-. Entonces pensé que iba a haber una explosión de este movimiento. Pero no, va muy lento.-¿A qué lo atribuyes?-Yo creo que va despacio por culpa del siglo XX, porque el siglo XX planteó la unión entre la máquina y el hombre como una unión negativa y peligrosa. Aceptamos utilizar la herramienta, pero tenemos muchos prejuicios para incorporarla al organismo. Yo, al principio de ponerme el aparato, no entendí bien lo que era un ciborg. Lo comprendí meses después, cuando no era capaz de distinguir lo que me decía el cerebro de lo que me decía el software. Hubo tres etapas: en la primera recibía la información; recibía un fa y sabía que era un rojo, recibía un do sostenido y sabía que estaba viendo algo azul, pero lo traducía como el que habla en un idioma, pero no piensa en él. La segunda etapa fue la de la percepción. Ya no tenía que pensar qué nota era porque la recibía de forma automática. Y la tercera sería la de la sensación; fue cuando empecé a tener colores preferidos y empecé a soñar en color. Cuando los colores se convirtieron en un sentimiento.

vía El ciborg del tercer ojo | Tecnología | EL PAÍS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s